El mejor regalo para un niño es acercarlo a la naturaleza.

¿Ya llevaste a tus hijos a la montaña?



—¿Desde cuando te gustan las montañas?

—Haces preguntas muy raras.

—Sí, pero seguro te acuerdas de algo hermoso.

Era una niña de ciudad, cuando salíamos a la naturaleza era una fiesta. Fue mi primer montaña porque logré subirla, no sabía qué hacer con tanta grandeza. No me arruinaron la sorpresa, nadie me dijo —hay que subir para mirar desde las alturas—, no había expectativa, ni recompensa.

—¿A dónde vamos? —pregunté.

—A subir una montaña.

Fue todo. Estábamos felices porque íbamos varios niños, mamás y papás emocionados también de ir a la montaña; esa alegría de vivir solo porque sí.

Cuando me acosté a dormir con los músculos  de las piernas endurecidos, traía la montaña conmigo. Sigue conmigo.

—Y, a tus hijos, ¿los has llevado a la montaña?

—Muy pronto iremos.

—¿A dónde será?

—A la misma, y después a otra, y a otra…

 

Llévenlos a la montaña y alójense en un lugar hermoso.

Reserva tu viaje

El Hotel Posada del Tepozteco es una antigua casona hoy convertida en un bello y acogedor hotel en el denominado “Pueblo Mágico” de Tepoztlán, Morelos.
Es el mirador natural del valle de Tepoztlán más bonito, tiene vista de más de 180° del valle sagrado y de las enigmáticas montañas y caprichosas formaciones del Parque Nacional del Tepozteco.

 

Esto también te puede interesar