¿Qué hacer si tu hijo tiene una crisis febril?

¿Qué hacer si tu hijo tiene una crisis febril?



Cuando tienes hijos incursionas en la psicología, la nutrición, la costura, la química, la plomería, la cerrajería, la acrobacia, el baseball, la haces de piloto de carreras… estas en todo lo imaginable! Pero cuando un hijo se siente mal, realmente te sientes limitada por no ser médico. Es algo en lo que no siempre puedes improvisar: qué tiene, qué medicamento es útil, qué dosis, qué debo hacer?! Ayuda!!!!!

Por Mayra Barrientos, #Mamádeotromar

Si un hijo se enferma, te sientes rebasada, atada, impotente y triste como nunca. Al mismo tiempo, te llenas de fuerzas para no gritar y tener cabeza para actuar: para llamar al médico, para correr a la farmacia, para encontrar un atajo que libre el tráfico y llegar a la consulta.

Algunos episodios clínicos son comunes. Pero no siempre estamos informadas al respecto y cuando suceden sacuden nuestro mundo.

Movida por algunos episodios parecidos al exorcista que he vivido, elegí algunos temas para entrevistar a un médico pediatra. Comparto aquí mis preguntas. La información siempre será una herramienta poderosa!

Convulsiones febriles

Hace unos meses mi pequeña de tres años tenía fiebre y yo confiada le di cualquier medicamento para controlar la temperatura. La fiebre no cedía, era de noche. No tenía ni tos ni mocos ni diarrea y estaba de buen ánimo.

Antes de irme a dormir, la sentí verdaderamente caliente, la desperté y la metí a la tina. Afortunadamente no me separé de su lado. Ella platicaba como si nada cuando de pronto se puso rígida y los ojos en blanco. Tenía una especie de espasmos, temblaba. La cargue con mucho cuidado de que no resbalara. La envolví en una toalla. Era difícil porque pesaba mucho y se movía.

La puse en el tapete de la sala con una almohada —que jalé de paso— en la cabeza. No sabía qué hacer, no sabía cuánto duraría, no parecía terminar.

¿Cuánto duró? No sé, hoy me parece que cien años! En ese momento pasó todo por mi mente: si la pierdo, si se traga la lengua (conocemos todo tipo de mitos, ¿cierto?) , si pierde facultades, si pierde el habla… al mismo tiempo y sin idea de qué hacer o cómo ayudarla, buscaba en Internet información. Todo era confuso.

Cuando terminó la convulsión, llame al hospital. Una mujer me contesto con una calma que la quise matar. Le pregunte qué hacer, si me podía mandar una ambulancia… si podía llamar a un doctor que me dijera qué hacer. Probablemente yo estaba estresada como nunca, así que me pareció una pazguata (por decir lo menos) y colgué. Llamé a la pediatra que estaba fuera, en un congreso. Me indicó un medicamente que pedí en la farmacia de inmediato. Antes de que llegara el medicamento llamé a otro pediatra… que también estaba en “ese congreso”. Me dijo lo mismo.

Mientras todo esto sucedía, mi hija estaba en el suelo, lo que yo veía era horrible: una pequeña tirada e inconsciente. Lo que en realidad estaba pasando era otra cosa. Pero yo no lo sabía.

Después de unos minutos, horas, décadas, —qué sé yo, perdí totalmente la noción del tiempo— mi hija hizo unos sonidos y me sentí más confiada de que despertaría sin daños, como me aseguraron los dos pediatras que interrogué a las 4 a.m. y la literatura que encontré en línea.

A la mañana siguiente ella despertó como si nada hubiera pasado y yo con un cansancio y una impresión que me sacaron arrugas en una noche. Pero infinitamente feliz de saber que estaba bien. Desde ese día, cada vez que tiene fiebre, tengo mucho miedo.

001

Me he dirigido a un experto para saber más sobre salud infantil. Te comparto la primera entrevista al Doctor Maximiliano de León González,
Pediatra Urgenciólogo,
Ex Jefe de Urgencias Pediátricas Hospital Juárez de México
Ex Profesor Adjunto del Curso Universitario de Especialización en Pediatría UNAM
Miembro Titular de la Academia Mexicana de Pediatría

 

1.- ¿Qué es una convulsión, qué pasa en el cuerpo?

La convulsión es una serie de descargas eléctricas anormales en el Sistema Nervioso Central. Pueden ser aquinéticas (falta de movimiento) o movimientos de extensión y flexión (tónico-clónicos, tónico, clónicos) generalizados o focalizados. Su causa es diversa.

2.- ¿Qué es una convulsión febril?

Hay diferentes definiciones, pero estas son algunas de sus características:

  • Convulsión asociada a una enfermedad febril,
  • Se presenta en ausencia de una infección del sistema nervioso central (es decir, no hay meningitis ni encefalitis)
  • Se presenta en ausencia de un desequilibrio electrolítico (deshidratación),
  • Se presenta habitualmente entre los 6 meses a los 5 años de edad.
  • Los pacientes no tienen antecedentes de convulsiones afrebriles (sin fiebre) previas.
  • Se considera un fenómeno de la lactancia o de la infancia.
  • Quedan descartadas las convulsiones febriles si el paciente ha experimentado anteriormente una crisis convulsiva afebril y/o Epilepsia (sin embargo, en la Epilepsia, las convulsiones pueden aparecer con o sin fiebre).

3.- ¿Quiénes son candidatos a tener una convulsión febril?

Pequeños con antecedentes familiares de Convulsiones Febriles, niños con incremento brusco de la temperatura (38°C). Es ligeramente más frecuente en hombres que en mujeres ( 1.5 : 1 ).

4.- ¿Es hereditaria la propensión a las convulsiones?

Sí, tanto en las Convulsiones por fiebre como en la Epilepsia.

5.- ¿Qué tan comunes son en la infancia?

En nuestro país no hay datos exactos, sin embargo en la experiencia del Servicio de Urgencias del Hospital Juárez de México entre 1991 y 2009, el promedio fue del 1.42% en menores de 5 años. En España se reporta un 4-5% en el mismo grupo de edad.

6.- ¿Se puede prevenir?

Sí y sólo sí, ante un cuadro infeccioso, mantenemos vigilado al pequeño, valorando la temperatura en forma constante; impidiendo la elevación brusca de la temperatura por arriba de los 38°C.

Deberemos controlar la temperatura con medios físicos y antipiréticos a dosis adecuada. Por lo que la revisión médica es prioritaria.

7.- ¿Qué debemos hacer ante una convulsión?

Evitar que se golpee, evitar la mordedura de la lengua, tratar de sujetar al paciente para no sufra trauma importante, girarlo para mantener una vía aérea permeable y evitar que si vomita presente bronco aspiración.

8.- ¿Qué debemos hacer al finalizar la convulsión?

Mantener vigilancia estrecha del pequeño. Acudir al médico para que de las indicaciones pertinentes. Controlar la temperatura con la administración adecuada en tiempo y dosis de los medicamentos prescritos para control de la temperatura.

9.- ¿Cuál es el escenario después de la convulsión, qué se espera que pase con el paciente?

Al desaparecer la crisis, ya sea por la administración de un anticonvulsivo o por desaparición espontanea de la crisis; el paciente queda en un estado de relajamiento y sueño, que se conoce como estado post-ictal, el cual desaparece en general dentro de las siguientes 6 horas.

Cuando la primera crisis febril aparece por debajo de los 12 meses de edad el riesgo posible de que se repita es del 50%; por arriba de los 12 meses el riesgo del 30%.

Más de la mitad se producen entre los 6 a 12 meses siguientes a la primera crisis febril.

10.- ¿Hay secuelas?

En términos generales, NO. Solo en aquellos pequeños que presentes Crisis convulsivas recidivantes de larga duración (más de 15 minutos).

11.- ¿Se puede esperar que el mismo paciente presente Convulsiones en futuros episodios de fiebre?

Es poco probable, sin embargo no imposible, sobre todo si la Convulsión se presenta en menores de 12 meses y su duración es mayor a 15 minutos.

Aclaremos aquí: un tercio de los pacientes con Crisis convulsivas febriles muestran un enlentecimiento anormal en la primera semana tras la crisis. Es muy importante que a los pacientes con Crisis Convulsivas Febriles, se descarte al 100% infección del sistema nervioso central, ya que esta es una enfermedad que si no es diagnosticada a tiempo, causara la muerte o daño cerebral de diferente grado e irreversible.

Esto también te puede interesar