Por una crianza consciente

Parir y sonreír



Cuando despertemos y nos empecemos a dar cuenta de cómo percibimos y cómo nominamos nuestras vidas, cambiará nuestra consciencia; es un trabajo arduo, día con día, constante, permanente. Es mirar hacia adentro.

Muchas de las cosas que nos han enseñado hay que elegir desaprenderlas. Parir con dolor es una; la otra es tener hijos “para algo”. No se sebe tener hijos, se elige dar vida y nutrirla y cuidarla. Lo mismo con el mundo que nos habita y el planeta que habitamos.

Y esto, claro, si quieres, si te atreves, si quieres transformar tu vida en tus propios términos, tu entorno.

Te has cuestionado que te enseñaron a que se pare con dolor. La religión, las que han sido madres antes de nosotras y tampoco se lo han cuestionado y solo lo siguen repitiendo…

Hay que cambiar el paradigma y esto puede empezar si pensamos, por ejemplo que dar vida solo puede darte alegría, qué parir es un placer, que tu cuerpo naturalmente sabe hacerlo. Y no sólo el comienzo de una vida, sino la crianza de todos los días, la intención de todos tus días a ti misma, primero,  y a todo lo que ves crecer.

Por una crianza consciente

logosermama

Esto también te puede interesar