Mamás que LEEN y escriben



Así como mi amiga Malusa (Mamádeciudadsinmar) tiene a su adolescente Rey de los Monosílabos, yo tengo al hijo de MamáTransformer, el Rey de la Argumentación, no saben las que me suelta.

Las mamás que conformamos esta web, que incluye a las que escriben y a las que leen, —y por supuesto otras que se van sumando— estamos cocinando un libro de cuentos en el que te aseguro te sentirás identificada y liberada, ya verás, una compilación hilarante y honesta de encuentros desmañanados, escapatorias y paisajes sin filtro que estallan con humor en la realidad de Ser Mamá.

Una probadita de micro historias que continúan:

La maternidad esta llena de pláticas incompletas. Toda conversación invariablemente se ve interrumpida por una visita al baño, un viaje al auto para traer las toallitas húmedas, una voz infantil que viene a preguntar algo.

De modo que cuando cuentas algo, siempre olvidas dar detalles importantes o el desenlace. Las pláticas de las madres son rompecabezas y los finales son especulaciones. Por eso a veces parecemos lunáticas…

.

Mamá, ya sé que eres una súper heroa, pero, ¡oye! no abuses de tus poderes.

.

Es una verdad absoluta que cuando tienes hijos heredas alimentos constantemente: Pides una ensalada, pero terminas comiendo medio helado, una paleta chupada, un pedazo de nugget, el resto de la sopa de pasta, medio sandwich de uno y un cuarto de sandwich del otro… Al final, te levantas de la mesa sin poder decir si comiste o no, si comiste bien o mal…

.

Mamá, hoy es el día del Niño y debes hacer tooodo lo que yo diga o en el día de las Madres yo no te voy a hacer caso…

.

Le desorganiza la vida como lo hace con la casa; todo lo que va dejando a su paso y ella debe poner de nuevo en su lugar. Quiere entender por qué es así, sus quejas constantes y los platos sucios, las oraciones sueltas que deja por ahí como una estela de deseos cotidianos fácilmente alcanzables: “cómo quisiera comer tal cosa”, “tengo hambre…” casi siempre tiene que ver con comida. Ha escuchado a su madre decir más de una vez que no pudo darle pecho y ella no puede dejar de hacer la conexión, será por tantos blogs y libros de maternidad que empezó a leer tratando de entender el descontrol que heredan los hijos cuando las mujeres que los tuvieron no eligieron ser mamás…

.

Mamá, ¿cuándo me vas a dejar libre?

Cuando tengas 24.

¡Ay, mami, no te hagas!, tú sabes que yo ya sé que es a los 18.

.

Mamá, qué gruñona, pareces un ogro, solo te falta ser verde…

El próximo Taller de Storytelling para Mamás, (la sesión núm. 3) comienza el martes 19 de junio de 9:00 a 11:15.

Mira la info aquí: Storytelling

 

You must be logged in to post a comment Login

Esto también te puede interesar