Crónicas de Mamá transformer

Mamá de varones, hijo 2, año 6

Mamá de varones, hijo 2, año 6

Un segundo hijo es otro universo, por eso las mamás estamos llenas de mundos pararelos. En fin, que mi segudo cumplió seis, esos primeros años donde les puedes dar tantos besos y el apego es fundamental; larga nuestra primera infacia mamífera.

¿Por qué nos gustan tanto las bolsas?

¿Por qué nos gustan tanto las bolsas?

Las bolsas son como un pequeño universo del que sacamos magia… siempre algo útil, algo que alimenta o sacia la sed. En nuestras bolsas siempre aparece algo que nuestros hijos metieron o nos dieron a guardar. Nos adornan, nos acompañan.

¡Entre los 9 y los 10 años! Mamá, agárrate

¡Entre los 9 y los 10 años! Mamá, agárrate

Entre los 9 y los 10 el desafío hacia la autoridad materna y paterna es total, aquí es donde los límites son determinantes, donde amorosamente y con refuerzos y back up de alta élite hay que hacerles ver y saber que tú y su papá siguen capitaneando el barco.

19 cosas que chicos y chicas deben saber sobre la menstruación

19 cosas que chicos y chicas deben saber sobre la menstruación

Al tener hijos varones siempre te preguntas cuándo será el momento indicado de hablar de todo lo que el cuerpo puede hacer; el cuerpo y la biología; el sexo, la menstruación y sus consecuencias, juntas y separadas.

Ser o no ser (Madre)

Ser o no ser (Madre)

Ella lo tiene claro, así que no da lugar a “accidentes”. Ha hecho demasiadas cuentas y comentado sobre el tema en suficientes sesiones de terapia. Superó rápidamente la presión social y psicológica de que debía cumplir con esa etapa en su vida, la de criar un niño, por lo menos.

¿Es el iPad, el Xbox y las tablets las nuevas niñeras?

¿Es el iPad, el Xbox y las tablets las nuevas niñeras?

¿Les ha pasado que han tenido que “perder” el iPad para controlar en sus hijos el acceso a la tableta? Yo confieso que sí.

Antes de ti yo no sabía cómo ser mamá; también estoy aprendiendo

Antes de ti yo no sabía cómo ser mamá; también estoy aprendiendo

No quiero vivir con el peso de que mis decisiones en su educación puedan causarles huellas en el curso de su vida: elijo, tomo responsabilidad, enseño y, también, confío en que mis hijos aprenderán. Soy una mamá rara que reconoce que a veces se equivoca y lo habla con sus hijos. Tomo el reto de críar con consciencia.

Siempre quise ser mamá, pero nunca creí que a veces fuera tan difícil…

Siempre quise ser mamá, pero nunca creí que a veces fuera tan difícil…

Vaya equilibrio que necesitamos las madres. Amar a los hijos sin adolatrarlos, sin compensarlos con el género masculino (esposo, padre, etc.), sin caer en el síndrome de la María Félix, exitosas pero castrantes… enseñándoles a descubrir sus talentos, a amar a las mujeres sin idolatrarlas, siempre con respeto. ¿Te das cuenta del poder que tenemos como mamás?

¿Mamá de 1, de 2 o de 3?

¿Mamá de 1, de 2 o de 3?

Con el segundo hijo, la tribu aumenta, el ritmo cambia, los sonidos se multiplican, se siente la banda bullir en casa. Pero, más allá de eso, tú como mujer estás viviendo y sintiendo la maternidad con más naturalidad, te sientes más experta, así que el segundo hijo es menos presa de tu foco y angustias.

¿Por qué las mamás tenemos el oído más sensible?

¿Por qué las mamás tenemos el oído más sensible?

Y es que no sólo es lo alto a nivel auditivo, sino que percibimos mejor los cambios en el tono de la voz y los cambios emocionales de nuestro interlocutor, así que el sonido nos lastima el oído y las palabras y el tono con el que son dichas, el corazón.

1 2 3 5